ortodoncia infantil

En Alba Clínica Dental somos madres y padres y también somos expertos en ortodoncia. Por ello le daremos el mejor consejo a usted que quiere el mejor futuro para su hijo o hija. Es nuestra manera de entender nuestra profesión: La Odontología Amiga.

Recomendamos una primera revisión con el especialista en ortodoncia a partir de los 6 años. Esto permite detectar problemas óseos y de posición de los dientes y tratarlos si se estima que es necesario o planificar un tratamiento futuro. A veces detectar hábitos incorrectos permite cambiarlos fácilmente para evitar utilizar ortodoncia en la adolescencia o en la edad adulta.

También podemos modelar el perfil (mentón hundido o salido) y evitar complicados tratamientos de ortodoncia y cirugía ortognática, si el paciente acude al especialista antes de que haya acabado su crecimiento. Los tratamientos son más fáciles, con mejores resultados y sobre todo más económicos.

Sabemos que le preocupa la salud y el futuro de su hijo/ hija. Por ello le ofrecemos una primera visita de estudio y valoración totalmente gratuita y sin compromiso.

Nuestra ortodoncista, Dra. Font de Rubinat, es master en Odontopediatría por Sant Joan de Déu y Master en Ortodoncia por la Universidad de Barcelona.

¿Cuál es la duración de un tratamiento de ortodoncia infantil?

ortodoncia

Obviamente variará en función del estado actual de la boca y del momento de crecimiento en el que el niño o niña se encuentre. Generalizando podemos decir que la duración puede oscilar entre 12 meses y 3 años. Antes de empezar el tratamiento, nuestros profesionales le darán una previsión muy ajustada de la duración del tratamiento.

Los tratamientos de ortodoncia precoces, pueden incluso durar menos. La duración también dependerá de la cooperación que el paciente muestre a lo largo del tratamiento. Nosotros motivamos a los niños y ayudamos a los padres para que ellos lo puedan hacer en casa. Como en la educación, es un trabajo de equipo entre el profesor y la familia. Un tratamiento de ortodoncia nos compromete a todos durante un tiempo pequeño si lo comparamos con los beneficios del mismo. Es una forma también de concienciar a los hijos a ser responsables de su salud y ayudarles a adquirir hábitos. Con la experiencia

¿Qué gana mi hijo teniendo los dientes rectos?

ortodoncia niños

Los dientes rectos permitirán a su hijo morder, masticar y a hablar con eficacia. Los dientes rectos contribuyen a tener los dientes y las encías sanos. Los dientes y las mandíbulas correctamente alineados pueden aliviar o prevenir problemas de salud físicos.

Los dientes que funcionan mejor también tienden a verse mejor. Una sonrisa atractiva es un “efecto secundario agradable” del tratamiento de ortodoncia. Todos tenemos nuestra autoestima y nuestros hijos no son una excepción. Poder ofrecerles una mejor sonrisa, es ofrecerles mejores oportunidades. Sonreír alarga la vida, fortalece la mente y estimula la empatía. Demostrado!

¿Por qué mi hijo tiene los dientes mal puestos?

Podríamos clasificar las causas en dos grandes grupos:

Causas hereditarias: La mayoría de las mal oclusiones (cerrar mal la boca) son hereditarias, aunque no todas lo sean. La herencia incluye dientes apiñados, demasiado espacio entre los dientes, dientes que faltan o que sobran, y una amplia lista de irregularidades mandibulares, dentales o faciales.

Causas no hereditarias: Pueden ser consecuencia de:

  • Un accidente o caída
  • Chuparse el pulgar (clásico paladar ojival), los dedos o el chupete más allá de la edad habitual.
  • Obstrucción respiratoria por amígdalas o pólipos.
  • Enfermedad dental o pérdida prematura de dientes de leche o permanentes.

Sean hereditarios o adquiridos, algunos de estos problemas afectan no solamente a la alineación de los dientes sino también al desarrollo facial y la apariencia. Nuestros profesionales harán un diagnóstico claro del origen para poder proponer el mejor plan de tratamiento.

¿Cuándo debo llevar a mi hijo/ hija al ortodoncista?

La norma general es que la primera revisión por un ortodoncista se realice alrededor de los 6-7-8 años. A esa edad suelen haber salido incisivos superiores (coloquialmente llamadas “palas”) e inferiores definitivos (los que están en la arcada inferior debajo de las “palas”), así como los molares posteriores. También es relevante que el crecimiento óseo de nuestros hijos es ya importante y está a punto de serlo más. Todo ello nos permite diagnosticar si hay algún problema, pudiéndolo corregir de forma mejor y más sencilla antes de la adolescencia. Especialmente valoraremos:

  • Si el cambio de los dientes de leche por definitivos es correcto.
  • Si la oclusión (es decir de qué manera cierra la boca) es correcta. Dientes que no encajan o encajan mal
  • Dificultades para morder o masticar. Problemas de deglución (tragar alimentos)
  • El estado de su paladar. En muchos casos existe el paladar ojival
  • * Respiración atípica (por la boca).
  • Apiñamiento de los dientes o dientes mal colocados
  • Mandíbulas que hacen ruidos.
  • Morderse las mejillas o el paladar.
  • Mandíbulas o dientes de tamaño desproporcionado al resto de la cara.

Iremos haciendo revisiones anuales para controlar la correcta erupción dental. Igualmente es aconsejable traer al niño/a para que nuestro odontopediatra (especialista en Odontología Infantil) le revise a partir de los 3 años, por norma una vez al año. Y será éste quien avise a los padres si es necesaria una visita al ortodoncista antes de lo habitual debido a la presencia de algún problema de mal oclusión esquelética. Hay casos en que es importante empezar a corregir el problema óseo antes de que comiencen a aparecer los primeros dientes definitivos.

¿Qué tipo de aparatos existen para la ortodoncia infantil?

Básicamente existen dos tipos de aparatos:

  • ortodoncia infantil aparells-tarragonaRemovibles (de quitar y poner). Son aparatos de plástico, que por medio de unos ganchos se aguantan en los molares. Permiten corregir defectos óseos aprovechando el crecimiento, como el problema de paladar ojival (estrecho), que provoca problemas de oclusión (es decir de qué manera cierra la boca) como la mordida cruzada posterior. Cuantas más horas se lleva puesto, más rápida y evidente será la corrección. Necesitan un mínimo de horas de utilización. Una pauta general sería llevarlo puesto toda la noche y unas 4-6 horas durante el día.
  • ortodoncia fijaFijos. Son los brackets, los llamados sencillamente “hierros” por algunos niños. Los brackets van cementados a cada diente, con ello se controla la posición exacta de cada pieza para conseguir una oclusión perfecta. Muchos de nuestros pequeños clientes disfrutan utilizando gomas de colores. Seguro que se animan a utilizar los colores de su equipo de fútbol o el color de moda.

¿Cuánto cuesta un tratamiento de ortodoncia infantil?

precio ortodoncia tarragona

Por norma, un tratamiento de ortodoncia infantil suele costar entre unos 1.300 y unos 2.800 euros. Muchas veces, hacer el tratamiento previo de ortodoncia removible, si es necesario, nos puede evitar la necesidad de aparatos fijos o reducir el tiempo de tratamiento de éstos, con lo que el presupuesto también se reduce. Cada caso requiere de un presupuesto ajustado, por ello es imprescindible valorarlo.

Sabemos que le preocupa, por ello le ofrecemos una primera visita de estudio y valoración con nuestra especialista totalmente gratis y sin compromiso.

¿Qué cuidados requieren los aparatos de ortodoncia infantil?

ortodocia infantil colores

En el caso de utilización de aparatos de ortodoncia infantil, se deben cuidar las medidas de higiene. Principalmente, en aparatos fijos ya que la acumulación de restos de comida y placa bacteriana es mucho mayor. Se aconseja un cepillado siempre después de comer.

Con los aparatos removibles (de quitar y poner) aconsejamos un cepillado cuando lo retiramos para guardarlo. Igualmente conservaremos limpio el aparato cepillándolo con agua y jabón neutro.

¿Beneficios de un tratamiento de ortodoncia infantil interceptivo?

Para aquellos pacientes para los que es necesario un tratamiento de ortodoncia precoz, éste es una oportunidad para:

  • Guiar el correcto crecimiento de las mandíbulas.
  • Regular la anchura de las arcadas.
  • Situar los dientes definitivos en la posición correcta.
  • Reducir el riesgo de problemas con los incisivos superiores.
  • Corregir malos hábitos, como el del chupete y succión de los dedos.
  • Reducir los problemas del habla. En algunos casos se puede requerir la intervención de un logopeda.
  • Mejorar la sonrisa del niño y con ello la autoestima.
  • Simplificar la intervención de una segunda fase de tratamiento de ortodoncia posterior.
  • Reducir el riesgo de dientes deberían haber salido y no lo han hecho.
  • Preservar o guardar el espacio necesario para los dientes definitivos, evitando de este modo complicaciones futuras.