ortodoncia invisible reus tarragona
La evolución científica y tecnológica de Invisalign permite que la gran mayoría de los casos puedan ser resueltos hoy mediante esta técnica. La Dra. Font de Rubinat posee ya un largo historial de casos muy complejos y de tipología muy diversa tratados con Invisalign, como los siguientes

apiñamiento dientes

Apiñamiento de los dientes:

Este es el caso en el que no hay suficiente espacio en la mandíbula para alojar correctamente todos los dientes, lo que provoca un apiñamiento de los dientes.

Si no se trata, se puede producir con el tiempo un aumento de la probabilidad de sufrir enfermedades en las encías, dada la mayor dificultad de su cepillado, pudiendo desembocar en un malfuncionamiento de los dientes.

dientes separados

Dientes separados:

Este es el caso contrario al anterior, y se produce cuando hay un exceso de espacio entre los dientes. Esto puede ser debido a tener los dientes demasiado pequeños, a un problema del crecimiento de la mandíbula en exceso, a la falta de otros dientes o también a la protrusión de la lengua.

Los problemas de espacio entre los dientes pueden desembocar en enfermedades periodontales, como la gingivitis o la periodontitis, que, si no se tratan, pueden conducir a una pérdida de los dientes.

mordida cruzada

Mordida cruzada:

Se da cuando la mandíbula superior e inferior no están bien alineadas.

Este problema puede comportar desgaste de los dientes, problemas gingivales y pérdida de hueso.

sobremordida

Sobre mordida:

Se produce cuando los dientes superiores se solapan en exceso sobre los inferiores. Este es un problema normalmente genético o derivado de malos hábitos.

Puede provocar irritación de las encías, desgaste de los dientes inferiores, así como problemas muy dolorosos de mandíbula y articulaciones, que pueden desembocar en dolor de cabeza, problemas musculares y otros.

protusion

Protusión:

Es el caso contrario a la sobremordida. Aquí son los dientes inferiores los que sobresalen y se solapan a los dientes superiores. Es provocado por problemas genéticos de crecimiento de la mandíbula o también por falta de dientes superiores.

Este problema puede impedir el funcionamiento normal de los dientes, que pueden sufrir desgaste y, también, en caso de mordida cruzada, problemas muy dolorosos de mandíbula y articulaciones, que pueden desembocar en dolor de cabeza, problemas musculares y otros.