Para asegurar unos dientes saludables como adulto, los padres son responsables de establecer buenos hábitos orales por sus hijos e hijas.

Los padres deben dar la educación correcta para el cuidado y la limpieza de los dientes de sus hijos. Son los padres los que deben limpiar los dientes a sus hijos cada día cuando el niño es pequeño y más tarde, motivar a sus hijos mayores para que lo hagan correctamente. Acostumbrar al niño a que se lave los dientes puede prevenir en muchos casos la aparición de caries.

Es el primer paso crucial para que sus dientes sean saludables y atractivos por décadas. Puede ayudar a darles la confianza que genera una sonrisa saludable. Con revisiones dentales regulares sus hijos también evitarán problemas serios.

Hablan nuestros clientes